martes, 14 de septiembre de 2010

Belleza vegetal


Esta orquídea me la regaló mi hija el día de la madre de hace dos años. Ha estado la pobre intentando florecer... ¡hasta que, por fin, se atrevió!

1 comentario:

  1. y valió la pena que se lo pensara antes de florecer, está preciosa

    ResponderEliminar